Antofagasta

SHEREDY TAPIA RIVERA, EX ALUMNA Y ACTUAL DOCENTE MAQUINARIA PESADA SEDE ANTOFAGASTA: “SI YO PUDE DESARROLLARME EN ESTA ÁREA, CUALQUIER MUJER PUEDE HACERLO”

  • A sólo 1 año de recibir su título,  la joven se abre paso dentro de un rubro tradicionalmente masculino, rompiendo prejuicios y estereotipos. Tras licenciarse de Electromecánica en el Liceo Industrial “Eulogio Gordo Moneo”, supo de Ceduc UCN gracias a facebook. Se encantó con la malla curricular de Maquinaria Pesada, se matriculó y obtuvo la gratuidad.

Desde niña, Sheredy Tapia Rivera jugó con muñecas y camiones de carga, sin pensar que estaría direccionando su futuro profesional hacia el mundo de los vehículos de gran tonelaje y motores de combustión interna. Hoy con 22 años  y gracias a sus méritos académicos, es docente del área de Maquinaria Pesada en Ceduc UCN sede Antofagasta.Este reconocimiento le valió participar en el Foro de Capitalización, adscrito al Programa EPE -AP de la Alianza del Pacífico que se realizó en Ciudad de México donde compartió experiencias con sus pares de otros países en temáticas de inclusión e igualdad de género y sostenibilidad ambiental.

En la actualidad, es profesora de Maquinaria Pesada e interactúa con estudiantes que incluso la doblan en edad. “Disfruto mucho enseñar en un clima de respeto y compañerismo. Al comienzo fue un tanto caótica la situación porque era la primera vez que hacía clases. Sin embargo, es muy entretenida la relación con las y los alumnos ya que ningún día es igual a otro”, afirma Sheredy.

Luego de su paso por Finning y Komatsu, logró ser certificada en Mantención de Vehículos Móviles y Camiones Caterpillar 797, además de convertirse en ayudante de mecánica durante su estadía en una empresa ubicada en el sector industrial “La Negra”, donde aprendió a manejar cargadores frontales. Trabajadora de día y alumna de noche, más de alguna vez, dice, llegó a clases oliendo a parafina y grasa, aunque sin perder nunca la feminidad.

El primer  obstáculo fue lidiar con la oposición de su padre, pese a que ambos comparten la misma actividad profesional. El apoyo vino de su madre asesora de hogar, quien siempre la instó a seguir adelante. “Si yo pude desarrollarme en este ámbito cualquier otra mujer también puede hacerlo. Para mí manejar es experimentar la paz y todos los prejuicios quedan de lado cuando se hace bien el trabajo”, manifestó la joven docente.

En el mediano plazo, sus metas son perfeccionar conocimientos sobre mantención de maquinaria de equipo pesado, en particular de motores. “Mi objetivo es llegar a ser una profesional altamente capacitada para operar estos vehículos. Será la mejor forma de honrar la excelencia académica de nuestra Alma Mater y de nuestros profesores”, puntualizó Sheredy.

CEDUC UCN en cifras

Titulados/as
+9000
Estudiantes
+5.000
Carreras
21
Metros Construidos (M2)
+21.907